Si tienes una niña te gustará que su habitación luzca romántica y femenina. Uno de los tonos más usados para este tipo de habitaciones es el lila. El tono se ha vuelto en uno de los que marca tendencia, especialmente para quienes buscan crear un ambiente moderno.

El lila es un tono que permite descansar la vista, además de permitir estudiar sin problemas. En el caso de que te hayas decidido a pintar las paredes lilas los muebles que más combinan son los de color negro y blanco, en el caso de que se trata de un dormitorio pequeño lo ideal es combinarlo con el blanco, en el caso de que el dormitorio tenga grandes dimensiones puedes animarte a los muebles negros.

Paredes en tono lila

En base a la personalidad y al estilo se le podrá agregar algunos detalles que sean de color. El color lila puede usarse en diferentes grados de intensidad, buscando sacar el mayor proyecto de las cualidades del tono.

Si se quiere que la habitación luzca cálida el mejor tono es el lila claro, agregando algún detalle morado o blanco. Una buena alternativa es usar ropa de cama con detalles morados, en este caso las cortinas y la alfombra deberá seguir la misma tendencia.

Si quieres una decoración que luzca más juvenil el tono del lila deberá ser más intenso y agregar algunos detalles con tonos cálidos. En este caso lo ideal es que los muebles sean de tono natural.

Si quieres darle un estilo más moderno a tu habitación no dudes en complementar el tono lila con el blanco, son dos tonos que se pueden complementar y quedaran perfectos. Si bien es uno de los tonos más elegidos para las habitaciones de las niñas y para las adolescentes también puedes animarte a usarlo en una habitación matrimonial.

También te puede interesar:  ¿Hay moda para los sofás?