Si quieres decorar la habitación de los niños pero tienes pocos recursos, hoy te traigo una manualidad que puede quedar fantástica en las paredes de su cuarto sin necesidad de gastar mucho dinero. Sólo necesitas cartulina, pegamento y un poco de maña. ¿Listo?

Primero tendrás que pensar el motivo que quieres poner en la pared. En el ejemplo que os traigo han jugado con el tono azul de la pared y han simulado un cielo lleno de nubes y globos aerostáticos. Para la habitación de un niño pequeño es muy original y divertida. Además, aunque tengas la pared con gotelé, siempre podrás poner estos dibujos en la habitación sin temor a que queden mal.

Un vez que ya hayas pensado el diseño, sólo tendrás que dibujar en la cartulina lo que quieres pegar y recortarlo. Y antes de pegarlo, vamos a darle el toque maestro. ¿Pensabas que las íbamos a dejar planas? ¡No! Además de la principal, recorta otra figura para doblarla y encajarla con la primera. De esta forma, dejando pestañas hacia afuera, lograrás un efecto 3D fantástico.

Esta manualidad puedes hacerla con tus hijos, siempre y cuando utilices unas tijeras con punta redondeada para evitar que se corte. ¿Qué te parece? Se me ocurre que también puedes poner hadas, duendes, libros, aviones, coches de carreras… en realidad el límite lo pone tu imaginación.

Y lo mejor de todo es que no es nada caro y puedes usarlo en cualquier tipo de pared. Con un par de cartulinas tendrás para llenar la habitación entera. Así que… ¡a decorar!

También te puede interesar:  Un toque verde para tus muebles