Si quieres cambiar el ambiente de tu estancia sin invertir demasiado dinero, el papel pintado es una opción que puedes tomar en cuenta. Es mejor usar este revestimiento sólo en uno de los muros, para no recargar la decoración, incluso puedes usarlo únicamente en una sección del muro, el rincón para una lámpara, por ejemplo.

Hay de distintos colores y texturas, además de que los dibujos van de lo más clásico hasta lo más moderno. Los hay lisos, a rayas, con figuras y motivos de la naturaleza, como flores o pájaros y con patrones abstractos que crean una ilusión óptica. Incluso puedes crear tus propios diseños sobre un papel liso, con plantillas de cartoncillo, y dibujar en ellos lo que tú quieras.

Recuerda que las reglas básicas son:

  • Eliminar de la pared cualquier rastro de grasa y polvo.
  • Dejarla lisa y sin textura.
  • Usar una base de secado rápido, de preferencia blanca.
  • Elegir un tapiz que vaya con el resto de la decoración.

Especialmente, recuerda que lo que elijas debe ir con tu personalidad y ser de tu entero gusto.

También te puede interesar:  Truco para decorar paredes con lunares