pared verde

No, no me gusta, es aburrido, no me inspira nada, la mirada baga por la superficie sin centrarse en nada, sin punto focal, una pared monocroma es  monótona.

Y si es en colores, de los llamados fríos, como son el azul o el verde, es aún más desangelado.

Alguien podría decir que el mar o una piscina es monocroma, pero no sería cierto, tanto en la piscina como en el mar hay movimiento, con el movimiento se crean sombras y las sombras crean diferentes tonos, además de reflejar el brillo del sol o de la luna.

Si nos ponemos a decorar con el espíritu del siglo XXI saldremos de ese estilo y veremos cuales pueden ser las opciones que podemos elegir. Que se adapten a nuestros gustos pero actualizados, venga sigue leyendo y veremos que podemos hacer.

Las opciones son muchas, incluso puedes combinarlas a tu gusto.

Una posibilidad es pintar solo una pared del color que más te guste, da igual el color que elijas, y el resto puedes dejarlo en blanco, el contraste entre los dos colores será muy efectivo y conseguirás el efecto que desees obtener, calma, relajación, alegría, etc.

una sola pared pintada

Otra forma de decorar las paredes sería poner el mismo color en dos tonos diferentes, el más oscuro en la parte que reciba más luz y el más claro donde sea más oscuro.

Un friso al rededor del espacio es una de las opciones que más me gusta y tendrás mucha pared del color que quieres.

También te puede interesar:  Centros de mesa florales para esta primavera de 2011

Una cenefa, un listón de madera, de azulejo, de tela, de plástico, o cualquier otro material que puedas poner rompe la monotonía y tendrás la pared totalmente pintada de tu color favorito.

Crear contrastes con diferentes texturas, papel pintado, vinilos, gotelé en una pared y en el resto no. Rompe la monotonía visual del espacio.

               

 

Una pared de cuadros, espejos,  alfombras, etc es otra de las multiples formas en que puedes conseguir dinamizar una pared, darle vida, crear un foco de atención.