A la hora de decorar una habitación, solemos dejar las paredes para el final y así buscar el cuadro que más le pegue al conjunto mobiliario. Sin embargo, no tenemos por qué pensar únicamente en cuadros a la hora de buscar el complemento que llenará los metros vacíos de la pared. Existen otros elementos que pueden dibujar el escenario perfecto para cualquier habitación desde dibujos, perchas, objetos, pizarras y una propuesta que cada vez está más de moda, como son las tiras de vinilo.

Existe una amplia gama de adhesivos decorativos para que podamos elegir aquel diseño que más se ajuste a nuestro estilo o al ambiente que queramos crear.

Podemos realizar auténticos paisajes que podrían formar parte del decorado de cualquier teatro, o bien utilizar pequeños elementos que rompan la monotonía de una pared unicolor.

Asimismo, también podemos ponernos más creativos y atrevernos con el pincel. Dependiendo de la habilidad y paciencia de cada cual, podemos probar a dibujar cuadrados simétricos en la pared y pintarlos de diferentes colores para dar alegría y viveza a la sala.

También podemos ocupar toda una pared con un mural gigante o algún tapiz. Sólo tenemos que comprar una tela grande y colgarla sobre una varilla para luego anclarla sobre la pared. Los más mañosos pueden, incluso, confeccionarse su propio tapiz tejido en lana, por ejemplo.

Por otro lado, una estantería original no sólo puede servir de almacenaje, sino también para dar el toque decorativo a nuestra habitación.

Los cuadros, por supuesto, son un elemento fundamental en la decoración de paredes, aunque no tenemos porqué quedarnos únicamente en las láminas o pinturas que tenemos en el mercado, también podemos idear nuestro propio cuadro. Así, podemos enmarcar un puzzle, un collage de nuestras fotografías en las que estemos más favorecidos, las portadas de nuestros libros favoritos o las etiquetas de los vinos que más nos gusten, por ejemplo.

También te puede interesar:  Flores secas: fácil y rápido

Cualquier objeto que permita ser colgado, como espejos, cestos, perchas…, además de su función práctica para la que han sido creados, también puede tener un pluriempleo y servirnos de artículo decorativo para vestir cualquier habitación de una manera original, personal y creativa.