Paso a paso para pintar un círculo que servirá de marco

Si quieres pintar un círculo en tu pared que te servirá de marco no puedes perderte este artículo. Una excelente alternativa para destacar algunos complementos y accesorios.

Comprueba el estado de las paredes

Cómo pintar un círculo
Fuente: Bruguer

Es muy importante que antes de pintar las paredes compruebes su estado y en el caso de existir imperfecciones prepararla. Ten en cuenta que al realizar un círculo se pondrá en evidencia cualquier tipo de imperfección Por esa razón tienes que comprobar que as paredes no tengan ni irregularidades ni grietas.

Para conseguir el mejor resultado puedes seguir los siguientes consejos. En primer lugar deberás quitar todos los clavos para que el espacio quede totalmente libre. Después tapa los agujeros y las pequeñas grietas que pueden existir empleando alguna masilla de secado rápido. Para una lija suavemente para emparejar la superficie.

Otro aspecto que se tiene que evaluar es la limpieza de las paredes, tenerlas limpias es muy importante. Puedes lavarlas usando agua y jabón sódico o usando una solución con detergente. Después deberás eliminar cualquier residuo con agua limpia. Deja secar muy bien la superficie.

También te puede interesar:  Aprende a crear volumen

Prepara las herramientas

Cómo pintar un círculo
Fuente: Bruguer

Las paredes ya están listas, ahora es el turno de las herramientas. Prepara todo lo que necesitarás antes de poner manos a la obra. Para pintar un círculo necesitarás una cuerda, una cinta métrica, una cinta de enmascarar, un lápiz y unas tijeras.

Toma la medida del círculo

Cómo pintar un círculo
Fuente: Bruguer

Elige el tamaño del círculo que quieres en tus paredes. Después calcula su radio (el radio es la distancia que existe entre el borde y el centro del círculo). Corta un trozo de cuerda de la longitud medida y realiza un lazo en uno de los extremos asegurándote que tengas la cantidad de cuerda necesaria para el lazo (de lo contrario el circulo quedará más pequeño de lo esperado).

Trazado del círculo

Cómo pintar un círculo
Fuente: Bruguer

Coloca el lápiz dentro del lazo y tensa la cuerda, con un pulso firme dibuja el círculo alrededor del punto central. En el caso de que te equivoques no debes preocuparte ya que podrás borrarlo y empezar a trazar el círculo nuevamente.

Pinta el contorno

Elige el color que quieres para tu círculo y eligiendo una pequeña brocha empieza a darle color a tu círculo. Recuerda tener mucho cuidado y no sobrepasar la línea del lápiz. Siempre es aconsejable comenzar pintando el borde.

Pinta el interior del círculo

Cuando el borde esté pintado comienza a rellenar el resto del círculo dando pinceladas circulares. En el caso de que el círculo sea muy grande podrás comenzar pintando desde la parte central. Deja secar bien la pintura.

Aplica una segunda capa

Cuando la pintura de la primera capa se haya secado bien es el momentos de darle una segunda capa. En algunos casos, incluso, será necesario aplicar una capa más. Especialmente en el caso de que el circulo sea oscuro o que el circulo sea más claro que la pared.

También te puede interesar:  Decorar un baño con mapas

Pinta tu pared a rayas

Otra buena alternativa para darle a tu pared vida y dinamismo es pintarla a rayas. Una manera de conseguir un toque personal aplicando distintas capas de colores.

Si quieres crear este diseño deberás tener un color base (lo ideas es elegir un tono neutro), distintos colores que elijas para las rayas, una brocha o pincel mediano, un trozo de cuerda.

Para la base tendrás que darle dos manos de pintura (dejando secar entre una y otra). De esta forma habrás conseguido un lienzo sobre el cual trabajar. Después tendrás que marcar el ancho de las rayas usando una tiza. Realiza una marca con dos puntos horizontales usando una tiza.

Al tener los puntos horizontales tienes que medir la cuerda de un largo suficiente para que alcance a cubrir la distancia entre estas marcas. Después recorre con la tiza el largo de la cuerda, sujeta cada extremo con cinta adhesiva a los puntos de la pared.

Al tirar de la cuerda notarás que la marca de la tiza ha quedado a lo largo de la pared. El objetivo de esta especie de falsilla es que te resulte más fácil pintar. Repite los pasos para crear más lineas de tiza, una buena distancia será hacerlas a una distancia de 50 centímetros.

Empieza a pintar. Coloca muy poca pintura en la brocha, pinta realizando trazos largos siguiendo las marcas que realizaste. No es necesario pintar con fuerza ya que la idea es conseguir un efecto sutil, tenue. Para crear un diseño más atractivo podrás usar distintos colores.

Conserva la pintura que te sobre

Si en ambos proyectos te ha quedado pintura existe la posibilidad de guardarla. Ten presente que la pintura se conservará muy bien si lo haces en recipientes cerrados para que el aire no la estropee. Al terminar tu trabajo y colocarle la tapa no te olvides de anotar el nombre del fabricante del producto, el código del color y la fecha en que finalizaste de usarla.

También te puede interesar:  Colgar cuadros para decorar paredes con estilo

Si las latas tienen menos de la mitad de pintura puedes colocarla en un recipiente hermético más pequeño, como un frasco de mermelada. En este frasco también deberás anotar los datos que te aconsejamos anteriormente.

Anímate a pintar tu pared con círculos y rayas, veras como con estos simples detalles la decoración cambiara totalmente.