¿Te has fijado bien en los muebles que aparecen en la foto de arriba? Si es así, seguro que ya te ha llamado la atención un detalle: las patas de los sofás. Y es que aunque no lo parezca, ese tipo de cosas hacen mucho en el conjunto de un mueble. La decoración también se hace de pequeños detalles, ya lo hemos comentado en ocasiones anteriores, y cada vez tenemos ejemplos que lo dejan claro.

Y es que un sofá, por ejemplo, puede cambiar mucho con unas patas más modernas, más clásicas, con un estilo más original, más sorprendente… Está claro que las patas pueden cambiar el estilo de tu sofá, así que merece la pena que les prestemos un poco de atención, ¿verdad?

Todas estas patas, y muchas más, pertenecen al catálogo de Pretty Pegs. Seguramente estarás pensando que no todos los sofás son iguales y que, por lo tanto, no tienes muy claro si estas patas encajarán o no tu sofá… Pues aquí llega la buena noticia: todas las patas de Pretty Pegs se pueden adaptar a la perfección, sin ningún tipo de problemas, a los muebles de Ikea. 

¿Qué más se puede pedir?

Ahora sí que me han acabado de convencer, porque pueden ser el toque necesario para personalizar tus muebles de Ikea. Y es que ese es precisamente uno de los problemas de Ikea: tiene muchas cosas, bonitas, modernas… pero que están en montones de casas. Por eso, las ideas para darles un toque personal, que pueda convertir a estos muebles en algo distinto, me parece un acierto absoluto.

También te puede interesar:  Muebles para exterior de Ikea

¿No crees que puede ser una idea muy original y que puede cambiar totalmente tus muebles? Por cierto, que además, puede ser una idea genial para darle un toque nuevo a tu sofá. ¿te cansas? Pues le cambiar las patas… ¡y como nuevo!

Vía| Design Sponge