La habitación, el salón, el cuarto de baño, la cocina, todos los espacios de nuestra casa poseen rincones que son dignos de ser decorados, pero muchas veces no sabemos cómo o con qué.


En muchos casos los detalles pueden parecer insignificantes, pero en materia de decoración los pequeños accesorios se convierten en grandes elementos decorativos, capaces de impregnar con nuestros gustos y nuestra personalidad hasta el último rincón de nuestro hogar.

Las texturas y los textiles nunca deben quedar en el olvido. La ropa de cama, los almohadones, las alfombras y cortinas se convierten en el elemento decorativo estrella, ya que no solo decorarán nuestro hogar, sino que también serán de lo más útiles y funcionales.

Los cuadros y portarretratos son el elemento ideal para decorar nuestros muebles, se trata de elementos sumamente personales, capaces de traernos a la mente más de un buen momento vivido.

La propuesta está en decorar hasta el último rincón, pero sin desaprovecharlo. Utiliza todos los espacios que tengas disponibles para almacenar todo tipo de elemento. En el cuarto de baño, por ejemplo, puedes dejar un bello juego de toallas a la vista, siempre y cuando combine con el resto de la decoración.


Fuente: Nosotras.

También te puede interesar:  Pegatinas o vinilos decorativos, una manera sencilla de remodelar