¿Eres de los que le gusta cambiar la decoración cada poco tiempo? ¿Tienes posters, láminas decorativas o cuadros sin enmarcar que quieras poner en tu salón pero estás seguro de que lo cambiarás cuando te aburras de verlo? Si es así, no merece la pena que compres cristal y marco porque probablemente quieras un cambio al cabo de unos meses y desees dar un nuevo toque decorativo a tu casa.

Para eso puedes usar este consejo que te traemos hoy. Usa perchas para pantalones para colgar tus cuadros. Lo único que necesitas es un soporte para la parted, donde vaya colgada, y esas perchas para pantalones que consisten en un listón de madera y unas pinzas. Ahí puedes colgar un extremo de la lámina y por el otro lado poner algo de peso para que quede extendido.

Cuando te canses de ese póster, lo único que tienes que hacer es abrir la pinza y cambiarlo por otro. Una decoración fácil, sencilla y muy original que te permitirá ir modificando los elementos cuando quieras de una forma muy, muy barata.

La verdad es que es una idea fantástica que cualquiera puede llevar a la práctica. Incluso puede servirte para colgar otras cosas, como por ejemplo trabajos tuyos realizados en tela, montajes de fotografía o incluso cuadros pintados por ti mismo. Tan sólo tienes que pensar un poco y buscarle utilidad.

Si no visualizas la idea, te dejamos un video de Ikea en el que se explica muy bien esto de las perchas para pantalones usadas como colgador de cuadros:

 

También te puede interesar:  Iluminación de las habitaciones (Parte II)