Uno de los detalles que dice mucho en una habitación, aunque pueda parecer poco importante, es el cabecero. Es uno de los elementos decorativos que más destacan dentro de una estancia, por lo que merece la pena invertir un poco de tiempo en pensar algo original para este elemento.

Y es que no hace falta invertir una gran cantidad de dinero para conseguir algo original y que pueda quedar bien, como ya hemos comentado en muchas ocasiones, a veces es mejor tener imaginación y un toque creativo que gastarse mucho dinero.

En este sentido, acabo de descubrir una idea que puede funcionar de maravilla para un cabecero, y que además, es de lo más alegre y animada. Se trata de conseguir unas persianas de madera, de las que se utilizan para las ventanas, en un color alegre y divertido. El amarillo está genial, pero fíjate…

¿A que el azul es también una muy buena opción?

El caso es que una vez que hayas elegido el color de las persianas de madera con el que quieres decorar, el paso siguiente es decidir cómo quieres el cabecero. Puedes optar por un cabecero del tamaño tradicional, que ocupe solamente la parte de la cama y un poco más a los lados, o decidirte por cubrir toda la pared con persianas.

El límite está en tus gustos personales, también puedes forrar con las persianas una pared y un lateral de la habitación, por ejemplo. Eso sí, lo que hay que tener en cuenta es que al final, el resultado no sea demasiado agobiante, así que asegúrate bien de que tu habitación tiene luz o el espacio suficiente para que no quede asfixiante, o con la sensación de ser mucho más pequeña de lo que es en realidad.

También te puede interesar:  Las claves para decorar

¿Te ha gustado la idea? Lo cierto es puede quedar muy bien, y darle un toque muy alegre y juvenil a tu casa.

Vía| Apartment Therapy