Personaliza las paredes con el mejor arte

Es posible que no tengamos 50 millones de dólares para hacernos con una obra de los grandes pintores contemporáneos y colgarla en el centro de nuestro salón, pero existe la posibilidad de adquirir reproducciones de cuadros famosos por precios mucho más asequibles. Una de las opciones más elegantes para personalizar una de las paredes de tu hogar es colocar un panel con una recreación de una obra artística.

¿Qué tal un Rothko? Mark Rothko fue uno de los grandes pintores abstractos del siglo XX. Nació en Letonia a principios de siglo cuando este país aun formaba parte del Imperio Ruso. Pero su explosión artística llegaría en Estados Unidos al entrar en contacto con otros pintores que estaban evolucionando hacia el denominado expresionismo abstracto.

Este estilo, partía de la abstracción, es decir un tipo de pintura no figurativa, pero que además trataba de expresar emociones y actitudes del ser humano, siempre a través de formas y figuras que no representaban la realidad directamente. Rothko se alejó del dripping propio de otros pintores como Pollock y abrazó la técnica de los campos de color: una serie de bandas de distintos tonos combinadas para expresar las más esenciales emociones humanas: dolor, tragedia, amor, euforia, etc.

En la foto vemos una reproducción de uno de los cuadros de Rothko que se enmarca en este estilo anteriormente esbozado. ¿Por qué sus obras pueden ser adecuadas para nuestro hogar? Se trata de un tipo de pintura con una gran fuerza visual, gracias a su estudiada combinación de colores. Como sabemos, según el tipo de color, el subconsciente sufre una serie de reacciones diversas, por lo que si optamos por Rothko deberemos elegir una obra con la que nos sintamos a gusto.

También te puede interesar:  Paredes a la Vogue

Además, esta sabia utilización de diferentes tonos puede ser un magnífico elemento para combinar con otros colores que dominen en nuestro hogar, consiguiendo un cuidado aspecto visual.