Lo cierto es que en el mercado se pueden encontrar una gran cantidad de lámparas de los estilos más diferentes. De hecho, las hay de muchas marcas, estilos y precios.

Sin embargo, es posible que quieras algo diferente, que no encuentras en las tiendas, o simplemente que quieras encargarte personalmente de elegir una lámpara que no tenga nada que ver con ninguna que hayas visto. A lo mejor hasta te has planteado ponerte manos a la obra, pero no te lanzas porque no se te dan muy bien las manualidades.

En ese caso, no te preocupes, porque tengo una idea de lo más original que te va a encantar, y que no requiere de grandes esfuerzos ni de una habilidad excepcional.

Se trata de personalizar tus propias lámparas, dependiendo del lugar en el que quieras colocarlas. Lo primero que tienes que hacer es elegir el lugar en el que vas a ponerlas, para decidir cómo quieres el color, el estampado… Después, tendrás que conseguir la base de la lámpara, en el color que más te guste. Las opciones son muchas, simplemente tienes que elegir el tono que prefieres.

Por lo general, la tulipa de la lámpara viene con la base, pero no preocupes si no te gusta, porque esa es precisamente la clave de este DIY: tienes que conseguir una tela con un estampado que te guste, que encaje con la lámpara y con el lugar en el que quieres colocarla.

Lo único que tienes que hacer es forrar la lámpara y listo, ¡no tienes que preocuparte de nada más!

También te puede interesar:  Pegatinas o vinilos decorativos, una manera sencilla de remodelar

Vía| Design Sponge