Pinta una puerta en tres pasos

0
15

puerta

Con el paso del tiempo las puertas de nuestro hogar suelen deteriorarse, pero es muy fácil mejorar su aspecto: sólo debemos darle unas cuantas capas de pintura, ésta permite solucionar desperfectos y tapar todo tipo de manchas. La mejor herramienta para realizar esta operación es una brocha, que nos permite conseguir resultados casi perfectos.

Los pasos que debes seguir son muy sencillos así que toma nota:

  1. Lijar: primero debes lijar con un taco todas las irregularidades de la puerta, y las viejas capas de pintura que tenga. En los lugares de difícil acceso puedes utilizar un taco más pequeño y angosto, o bien, sólo el papel de lijar.
  2. Pintar: para pintar debes utilizar una pintura resistente, como el esmalte o la laca, y una brocha plana, debes extender muy bien la pintura, aplicando capas finas y con brochazos cruzados (primero horizontal y luego verticalmente). Es muy importante no salirte de los límites y que cubras todo el suelo con papel para no mancharlo.
  3. Bordes y detalles: finalízalos con una brocha redonda de las acabadas en punta.

Dejar respuesta