Pintar paredes color gris, es algo que realmente resulta fantástico para el hogar o la oficina. Esto porque el gris es uno de los colores más elegantes de la paleta de colores y un color con distintas tonalidades que se pueden aprovechar para hacer ver no solo elegante una habitación sino que también más espaciosa y acogedora, dependiendo del tono que elijas ¿qué tono vendría bien a tu habitación? hoy te damos algunas pautas al respecto.

pintar paredes color gris
Fuente: Design Seeds

Pintar paredes color gris tono pastel

El gris como hemos dicho es un color maravilloso que puede usarse en distintas tonalidades. Pintar paredes color gris tono pastel nos permite aprovechar su tono más claro, un tono que coquetea en apariencia con el blanco. El gris más claro se integra a la decoración de pequeñas habitaciones a la perfección porque les da más claridad y amplitud visual. Además es el color base de algunos estilos decorativos como la decoración vanguardista y la minimalista.

Combinar el color gris claro a la hora de pintar paredes color gris tono pastel, es fácil porque estas tonalidades claras del gris se ven bien combinadas con los colores lila, azul y verde así como con rojo y naranja.

Pintar paredes color gris tono medio

Como todos los colores, el gris tiene tonalidades muy claras y oscuras pero también aquellas que son de intensidad media.  No tan oscuras como el gris más oscuro y sin dejar  claras pero lógicamente ligeramente alejada del más claro de los grises. Para pintar paredes color gris en tonos que son medio se puede combinar con suaves tonos del beige y muchos tonos pastel.

También te puede interesar:  Decorar la pared con un reloj pintado

Pintar paredes color gris oscuro

El gris oscuro tiene sus grandes ventajas, pero una de sus desventajas es que por su tono oscuro puede reducir visualmente el espacio de una habitación o puede hacer ver la misma más oscura. Pintar paredes color gris oscuro se debe equilibrar con otros colores más claros para que no ocurra lo que hemos mencionado, y claro usar solamente en aquellos espacios que son grandes.

Este tono de gris se ve estupendo con blanco pero también con un color azul claro y sobre todo con un intenso amarillo.  Es un color maravilloso en cualquiera de sus tonalidades así que se puede usar tanto en ambientes de adultos como en habitaciones infantiles, el comedor, la cocina o el salón.