Ya terminaste de pintar la habitación de tu hijo o hija y quieres agregarle un detalle que la haga única, que le de esa personalidad tan especial. Además de colocar cuadros, cortinas, lámparas u otros detalles podrás pintar usando plantillas para personalizar un rincón, un sector de la pared o toda una pared.

El estarcido es una técnica que también es conocida como stencil o esténcil. El objetivo es pintar usando moldes o plantillas las paredes. Ese mismo estampado se puede repetir en telas, cortinas, ropa, madera, muebles, baúles, en miles de elementos o complementos para crear una decoración equilibrada, siguiendo el mismo estilo.

Pintar usando plantillas
Fuente: Karol Franks

Ten en cuenta que la superficie en la que se debe aplicar la figura tiene que ser plana. Por ejemplo una pared que no tenga ningún tipo de textura, así se podrá obtener una figura bien definida.

Los elementos para realizar esta técnica son pocos y fáciles de conseguir. Obviamente en primer lugar necesitarás una plantilla, gracias a la cual podrás darle forma a tu dibujo. Las plantillas las podrás conseguir en las mismas tiendas donde comercializan pinturas o en las tiendas de bricolage. Encontrarás miles de motivos para elegir. Si eres una persona creativa que disfruta de las manualidades podrás crearlas vos misma, usando una cartulina o una placa de acetato.

El tiempo de pintura puede ser acrílico, látex, sintético, pintura plástica. Los colores dependerán del dibujo que hayas elegido y del resto de la decoración. En el caso de que vayas a pintar otras superficies ten presente usar las pinturas adecuadas. Te recomendamos no usar colores que sean muy contrastante, así será más delicado el resultado.

También te puede interesar:  Un dormitorio sostenible para tu bebé

Cuando apliques la pintura en primer lugar tendrás que asegurarte que la plantilla no se mueva, ayúdate con cinta de papel. Si vas a realizar una guarda lo ideal es realizar una guía trazando una delgada línea con lápiz, sin apretar mucho.

La superficie podrá ser pintada con brocha, aerosol, pincel o esponja. Ten en cuenta que la cantidad de pintura no debe ser excesiva, más bien debe ser escasa. Si vas a pintar con pincel o esponja lo deberás hacer dando suaves golpes en la pared para cubrir el hueco de la plantilla, no importa si el molde se ensucia.