Si tienes la suerte de tener una casa con un gran jardín, probablemente tengas una piscina o estés pensando en poner una. Antes de que lo hagas, vamos a enseñarte algunos trucos decorativos para que tu piscina sea algo más que un lugar de baño. Si sigues estos consejos, será un lugar en el que se respirará buen gusto y paz.

Para instalar este tipo de piscinas es recomendable que acudas a un profesional, pero también puedes hacerlas tú mismo si tienes un poco de nociones de albañilería y piscinas. Antes de nada debes comprobar que la zona está nivelada y firme y, si no, tendrás que alisarlo tú, bien poniendo una plataforma de hormigón o bien preparando el terreno quitando tierra de las zonas más altas. Es mejor esto que rellenar las zonas que no tengan suficiente altura.

Tras nivelar, tendrás que poner una capa de arena tamizada y, con un rodillo, aplanar la zona. Es recomendable que antes de comenzar con la piscina pongas un tapiz de suelo o una superficie que no pueda pudrirse para evitar que se estropee con la humedad.

Este tipo de piscinas es ideal para celebrar fiestas y veladas al aire libre. Además, con una decoración adecuada, como farolillos de colores o velas (siempre con cuidado), podrás hacer unas celebraciones inolvidables. Puedes mejorar la escena colocando algún balancín del mismo tono que la madera de la piscina y cojines y telas en tonos blancos. ¡Será un lugar idílico!

La madera, además, da un toque distinguido a tu jardín y evita que haya tantos bichos como si tuvieses todo lleno de césped. Sin duda, una de las mejores elecciones para un chalet o una casa de descanso.

También te puede interesar:  Espectacular cama flotante

¿Quieres ver algunos ejemplos más sobre piscinas de madera? En este vídeo tendrás algunas ideas por si aún no te has decidido.