Martin Schmitz es el nombre del creador de esta original mesa. Si la vemos sin prestarle demasiada atención, seguramente no nos daremos cuenta del detalle que la hace realmente original: las patas.

El tablero, el color… son bastante normales, pero las patas tienen un diseño realmente peculiar: puedes ver que están cortadas a cuadraditos, que uno sobre otro sustentan la mesa. Claro, que aunque parece un tanto inestable, están perfectamente sujetos y la mesa no se cae.

¿Qué te parece el diseño?

Se trata de una mesa que puede quedar muy bien en un salón de aires modernos y con un estilo contemporáneo con un toque vanguardista.

Eso sí, como es de color blanco, encaja bastante bien con cualquier color que predomine en la estancia. ¿Te animarías a ponerla en tu casa?

Vía| Design-milk

También te puede interesar:  Mesa hecha con tapas de cerveza