No hay duda de que para los niños, una pizarra es un regalo realmente maravilloso. Vamos, de los mejores que puedes hacerles. Hay que reconocer que con una pizarra y unas tizas, no necesitan nada más para estar de lo más contentos.

Por eso, si estás pensando en reformar o en decorar una habitación para los más pequeños de la casa, algo como esto puede ser todo un acierto. Se trataría de elegir una de las paredes de la habitación y decorarla forrándola con una pizarra. Seguro que les encanta la idea.

Claro, el inconveniente es que al ser de color negro, si la habitación es pequeña o tiene poca luz, por mucho que los niños escriban y demás, se vería un tanto agobiante.

¿No te parece una idea realmente original? La verdad es que puede ser todo un acierto para una habitación de juegos de los niños, porque en el dormitorio, no sé si tanta tiza es buena, la verdad.

Foto de Apartment Therapy

También te puede interesar:  Útiles para pizarras