Plantas: 5 recomendaciones para protegerlas del calor extremo

Es importante hidratar más las plantas durante la ola de calor.

El clima inusualmente cálido y los cambios extremos de temperatura pueden causar mucho estrés y daños potenciales a tus plantas. Incluso las que prefieren el clima cálido no son grandes fanáticas de los cambios repentinos y drásticos.

Sin embargo, son mucho más resistentes de lo que a menudo creemos, pero tomando algunas medidas preventivas y de protección, podemos ayudarlas a sobrevivir una ola de calor con un impacto mínimo.

Tengamos en cuenta que el riego es una forma de garantizar la salud de las plantas, pero no es ni debe ser la única opción, especialmente en zonas donde el uso del agua puede estar restringido. Pero existen otras maneras de cuidarlas.

¿Qué les produce el calor excesivo a las plantas?

  • El estrés por calor también se presenta como la caída de las hojas: los árboles y las plantas se despojan de sus hojas para tratar de conservar el agua. Esto se ve comúnmente en las plantas de interior que están demasiado calientes en un invernadero durante el verano.
  • Es probable que las plantas se recuperen durante la parte más fresca del día y que el marchitamiento sea temporal. Pero el estrés por calor durante períodos más prolongados si las temperaturas nocturnas siguen siendo altas o si no hay suficiente sombra en los patios para proteger tus macetas, pueden marchitarse permanentemente, y no se recuperarán a pesar de tus mejores esfuerzos para revivirlas a través del riego.

¿Cómo proteger las plantas de una ola de calor?

El riego en el momento adecuado

El riego es fundamental a las plantas durante ola de calor.

Regar las plantas cuando hace mucho calor es vital para su supervivencia. Sin embargo, las restricciones de agua son comunes en algunas zonas y se introducen en otras durante las olas de calor, por lo que es importante usar el agua con cuidado para rehidratar el césped, los bordes y las macetas.

Durante el verano el mejor momento del día para regar las plantas es temprano en la mañana o en la noche.

Las plantas que se encuentran en contenedores deben regarse dos veces al día ya que la tierra se seca mucho más rápido que las que están en macetas. Evita regarlas  a pleno sol ya que el agua se evapora y desperdiciarás el agua y el tiempo.

Proporciónales sombra

Puedes proteger tus plantas del calor instalando estructuras de madera colocando toldos especiales, tela de sombra es ideal para protegerlas del sol, enrejados o pérgolas.

La tela para sombra está hecha de material tejido o de punto, como poliéster o polietileno. Filtra la luz solar y proporciona sombra para que las hojas y frutos de las plantas no se dañen.

Tienes que mover alternativamente las macetas y colocarlas fuera del intenso calor de la tarde. También es importante tener en cuenta que las ruedas para macetas facilitan   el transporte, es algo muy práctico.

Coloca las macetas en lugares más altos

Plantas: 5 recomendaciones para protegerlas del calor extremo 1

Es una idea sencilla que ayudará a tus plantas a combatir el calor del verano. Al estar varias horas expuestas al sol el pavimento de tu terraza se recalienta mucho.

Por lo tanto, conviene colocarlas en algún soporte de manera que no queden directamente en el suelo así les llega menos calor.

Usa plantas complementarias para dar sombra

Por lo general, se habla de la siembra complementaria en términos de protección contra plagas o fomento de los polinizadores.

Sin embargo, puedes usar compañeras como una forma natural de crear sombra para protegerlas plantas del calor. La mejor manera de hacer esto es plantar plantas altas tolerantes al calor alrededor de las más delicadas y amantes de la sombra.

Coloca plantas resistentes a la sequía

Plantas: 5 recomendaciones para protegerlas del calor extremo 2

Las más resistentes a la sequía son ideales para mantener tu jardín con un aspecto saludable. Las mejores son el romero, la mejorana y la lavanda, les gusta el calor y su aroma se vuelve más intenso en los calurosos meses de verano.

Los cactus son una excelente opción para incorporar en tu jardín en períodos de calor intenso ya que conservan su exuberancia y color.

Para terminar…

La mayoría de las plantas se recuperarán del calor extremo, siempre y cuando hayas estado atento a los signos de que se están dañando como ser: marchitamiento y oscurecimiento de las hojas.

También tenemos que tener en cuenta que el estrés por calor también aumenta la vulnerabilidad de una planta a las plagas y enfermedades.

La mejor opción es protegerlas regando en el momento adecuado del día, cubriendo con mantillo para fomentar la retención de agua y brindándoles sombra. Una vez que hagas esto, o el calor disminuya, deberían comenzar a recuperarse.

Las plantas no pueden moverse a un lugar sombreado para escapar del calor extremo como lo hacen los animales y los humanos, por lo que es importante estar atento a los primeros signos de estrés por calor y tomar medidas para minimizar el daño. Ellas necesitan de tu cuidado y de tu amor durante todo el año.

Fotos: Pixabay.

Ir arriba