portavasos de fieltro

 

Hay un detalle que viene bien para proteger las superficies de madera, metal o cristal de nuestras mesas, y son los portavasos. Los mismos se usan desde mucho tiempo atrás y suelen ser de materiales como la madera o el plástico resistente al calor. Para algunos son tan atractivos que resultan una manera de coleccionismo. Hoy, te proponemos hacer unos portavasos de fieltro en forma de hojas, se ven adorables y son fáciles de hacer, además, imponen un detalle creativo al entorno, porque nos alejamos de lo que usualmente vemos para decantarnos por algo hecho por nosotras mismas.

En este caso, para hacer portavasos de fieltro, necesitaremos fieltro del color que más nos guste y que combine con los colores que imperan en la decoración de tu casa. Un poco de hilo, una aguja que sirva bien para el fieltro. Hilo del color del fieltro e hilo de color rojo como el de la imagen o bien si prefieres puedes hacer esos detalles en color verde, tú decides por lo que más te guste.

Luego, hay que cortar las hojas de un tamaño que sea suficiente para colocar encima de ellas, una taza. Es importante que el fieltro sea del más grueso, porque si eliges uno que es muy liviano, no te servirá de gran cosas para aislar el calor. Primero lo primero, hacer un molde en papel de una hoja, inspirate en las que ves en la imagen, y con ese molde haz las partes de los portavasos de fieltro. Cuando estén listos, les haces los detalles decorativos, usando hilo grueso y puntadas grandes.

También te puede interesar:  Decoración casera de Halloween

Luego unes las dos piezas de fieltro y formas las hojas, las unes cosiendo con el hilo del mismo color en la punta más clásica “punto y atrás” para darle esa forma tan bonita que se ve. Están listos para ponerlos a lucir en el comedor o el salón.

Imagen: Pinterest