¿Te gustan las velas? Si ya no sabes dónde comprar portalámparas porque tienes todos los modelos, te proponemos una opcion muy sencilla para que hagas los tuyos propios. Sólo necesitas cera para velas y globos. Son unos pequeños portavelas con los que iluminar los rincones de tu casa.

Lo primero que tienes que hacer es llenar los globos de agua – pero procura que sean globos normales, porque podrían explotar y tendrías que tirar tu manualidad. Llénalos hasta que tenga el tamaño que quieras para el portavelas. Ten cuidado porque luego tendrás que sumergirlo en cera derretida, así que no puede ser superior al cazo.

El segundo paso,como ya te hemos adelantado, es coger un cazo y derretir la cera al baño maría. Un dato importante: no debe hervir. Por eso ponlo a fuego lento o apaga si ves que el agua va a sobrepasar el nivel de la cera. Y es que no deben mezclarse bajo ningún concepto.

Cuando la cera esté derretida, sumerge el globo con mucho cuidado, para evitar que se rompa. Sácalo y deja que la cera enfríe. Tienes que repetir esta operación varias veces, aunque debes tener en cuenta que si haces tu portavelas muy grueso, no te servirá para nada porque no dejará pasar la luz de la vela que pongas en su interior.

Por último, déjalo reposar sobre un papel secante hasta que la cera esté completamente rígida. Después, pincha el globo y tira el agua.

Puedes adornarlo haciendo dibujos por la cara exterior con una aguja o modificar un poco su forma. Para ello pon una superficie templada y aprieta el portavelas sobre él hasta que la cera tome la forma deseada. También puedes pintarlo con distintos motivos, con una pintura especial o bien, utilizar distintos tipos de cera a la hora de formar las capas. ¡Tendrás unos portavelas únicos!

También te puede interesar:  Decorar un dormitorio femenino en rosa y lila

 

Fuente: Candletech