Psicología de los colores en decoración

Los colores son elementos fundamentales dentro del mundo de la decoración. Son capaces de crear diferentes emociones a las personas de ahí que sea muy importante saber elegir la tonalidad adecuada para cada parte de la casa. Debido a su importancia, hoy queremos hablaros de la psicología de los colores en decoración. Haremos un repaso por algunos colores y lo que puede transmitirnos. Si estáis interesados en conocer más, os invitamos a que sigáis leyendo.

Colores cálidos

Las tonalidades cálidas son ideales para crear un entorno familiar y acogedor. Puede ser perfecto para los salones, donde se suele hacer vida familiar. Lo que sí se puede hacer, para romper con esos colores, es el uso de otos tonos más atrevidos. Por ejemplo, el rojo para los cuadros de las paredes o bien el naranja para las cortinas o cojines. El uso de un color de contraste sorprendente revive cualquier espacio.

Colores amarillos

Para muchos es considerado el color de la mala suerte y debido a esto, muchos no lo quieren utilizar en sus hogares. Dejando la supersticiones a un lado, el uso de este color aporta luminosidad a cualquier habitación. También es uno de los favoritos de los niños y es recomendable utilizarlo en sus habitaciones ya que ayuda a estimular el desarrollo de sus capacidades, mejorando el funcionamiento de su cerebro.

 

Color blanco

El color blanco está relacionado con la pureza. Por sí solo es capaz de transmitir limpieza y pulcritud, además de crear una sensación de vacío y un ambiente de calma. Ideal para personas nerviosas que buscan elementos que les ayuden a estar tranquilos. Muy útil para crear ambientes minimalistas.

También te puede interesar:  Armarios traslúcidos con luz interior de Interluebke

Tonalidades azules

Los colores azueles están estrechamente ligados al sexo masculino. Se trata de un color que llama a la calma debido a que está relacionado con el aire y el agua. También forma parte del grupo de colores fríos, por eso su uso no está recomendado para casas que estén orientadas al norte. Si quieres crear un lugar sereno y tranquilo, el azul es el color por el que debes apostar.

Tonos rojos

Uno de los colores más fuertes que nos podemos encontrar y que transmite vitalidad, alegría y atrevimiento. No es fácil decantarse por él a la hora de decorar una parte de nuestro hogar. También está relacionado con la pasión y el amor. Puede ser una buen opción para decorar un dormitorio, aunque siempre con moderación. Por ejemplo, pintar solo una de las paredes. Es bueno acompañarlo de otros colores más suaves para contrarrestar su fuerza.

Colores verdes

El color de la esperanza y que está relacionado con la naturaleza. Tiene la peculiaridad de poder crear sensación de frío o calor dependiendo de la tonalidad elegida. Suele ser un color que llama a la calma. Ideal para crear espacios relajantes y equilibrados.

Negro

Puede que no sea tu color favorito a la hora de decorar una parte de tu hogar debido a que lleva consigo una ausencia de luz. Los expertos en decoración afirman que aquellas personas que se decantan por el uso de este color, son personas que transmiten mucha seguridad.

Dentro del negro nos podemos encontrar el gris, un color derivado del anterior. Simboliza neutralidad e indiferencia, llegando incluso a transmitir tristeza. Es un color que se mantiene al margen de los demás, y que no influye sobre ninguno de ellos haciéndonos percibirlos de formas distintas.

También te puede interesar:  Decorar con rayas la casa

Violeta

Este color, formado a partir de la mezcla del rojo y el azul, está relacionado con la espiritualidad y el pensamiento. Para muchos, es un color que está ligado con la feminidad. En la antigüedad, el pigmento para la elaboración de este color era muy caro y solo os más adinerados tenían la posibilidad de hacerse con el. Por eso pasó a la historia como el color de la realeza y las clases nobles.

Color rosa

Si el color azul era el color asociado al sexo masculino, el rosa es al femenino. Dentro de sus muchas tonalidades, el fucsia se puede definir como su máxima expresión, siendo este un color festivo y excitante. En el lado opuesto, nos encontramos los tonos más claros que crean una sensación de calma y sosiego. También es un color capaz de transportarnos a otras épocas, ya que está muy relacionado con la estética pop.

Podéis ver más información sobre la psicologia de los colores en la siguiente infografía.