El ping pong es un deporte muy divertido al que puedes jugar en casa siempre que tengas el equipamiento necesario. Lo que pasa es que muchos no tenemos sitio para colocar una mesa, que requiere unas medidas especiales, porque no se puede jugar en cualquier mesa. Ya te enseñamos unas mesas de ping pong  muy divertidas pero que ocupaban mucho espacio montadas. Hoy te traigo una solución: ¿porqué no utilizas una puerta convertible?

Esta puerta tiene dos ejes: un lateral, donde están las bisagras para que entres y salgas, y otro en el dentro, que hace que se convierta en abatible y puedas tumbarla dando el aspecto de mesa. Así, podrás jugar y después recoger sin que se quede nada por medio. ¡Muy ingenioso!

Además es un diseño muy seguro que nos garantiza que no se nos va a caer encima mientras pasamos, porque para que se abra tiene que estar completamente cerrada para que se active el mecanismo que la convierte en mesa. Lo único que tendrás que prever es que necesitas espacio a ambos lados, aunque eso puedes lograrlo moviendo muebles si en algún momento tuvieses muy poco espacio. Tampoco vas a jugar al ping pong todo el día, ¿no?

Eso sí, ten en cuenta que por una de sus caras, la puerta va a tener el aspecto de la mesa (se va a ver el tablero), así que tenlo en cuenta para la decoración. Tal vez debas ponerla con esa zona hacia adentro – si por ejemplo la colocas en el salón –  para que tus invitados no vean que tienes este invento. Porque si no, nadie te va a librar de visitas y casuales y ya que estamos… echar una partidita. ¡Cuidado que engancha!

También te puede interesar:  Decora tu casa con un nuevo y mejorado seguro para el hogar