Se que va a ser difícil que pueda disfrutar de una puerta como esta alguna vez en mi propia casa, entre otras cosas porque no quiero una casa del tamaño necesario para poder tenerla. Sin embargo si me gustaría poder disfrutarla en algún edificio plúblico. Pero hoy en día estamos muy ocupados en las líneas frias y asépticas.

Estos estilos voluptuosos, que encantan la mirada, hipnóticos, de cabriolas en sus curvas, tan dinámicos como vivos, son estilos muertos para nuestros contemporáneos. Mas preocupados de la funcionalidad que de la belleza.

Una pena. Me consolaré con la vista de la fotografía. Realmente la fotografía pretendía presentar la mesa que veis delante, por lo que no da ningún tipo de información sobre la puerta. Curioso, para dar más fuerza a la mesa eligieron una puerta como esta, y resulta que se la comió.

Hace poco os conté sobre Dorothy Draper y su estilo de puertas “de diseños elaborados con adornados de yeso y molduras“. Al ver la puerta me ha venido ella a la mente. Y si no fuera por que no quiero meter la pata, diría que es una de las suyas.

Tal vez no compartas conmigo esta pasión. Tu que viste primero, ¿la puerta o la mesa?

Para opendeco.es, Muri. Un beso.

También te puede interesar:  Mobiliario juvenil con puente