¿Qué es lo que más se valora en la tasación de una vivienda?

A la hora de solicitar una hipoteca para la compra de una vivienda, es requisito indispensable tasar la vivienda. Con esta tasación inmobiliaria lo que se busca es conocer el valor real de la misma en relación a los parámetros del mercado y las variaciones que puedan ocurrir por la oferta y demanda en un determinado momento.

A la hora de llevar a cabo una tasación fon finalidad hipotecaria, hay que tener presente que tiene efectos jurídicos, por lo que estas tasaciones están sujetas al cumplimiento de ciertas normas relativas a quién puede hacerlas y cómo deben realizarse para asegurarse de que el valor de la tasación es válido. Por este motivo, este tipo de tasaciones son realizadas por alguna sociedad de tasación homologada.

Índice del artículo

¿Qué se tiene en cuenta para tasar una vivienda?

A la hora de tasar una vivienda, el técnico encargado de llevarlo a cabo tendrá que tener una serie de factores que influirá en el precio final de la tasación. Veamos a continuación algunos de estos factores.

Ubicación de la vivienda

La ubicación exacta donde está construida la vivienda es un factor muy importante a la hora de establecer el valor de su tasación. Por poner un ejemplo, el valor no será el mismo si el inmueble está ubicado en el centro de una gran ciudad que en su periferia. En el caso de la ubicación, también es importante tener en cuenta las características del barrio. Si se trata de una zona tranquila bien comunicada o si por el contrario está en una zona donde por la noche hay un gran movimiento de gente.

También te puede interesar:  Cocinas abiertas (2)

Superficie del terreno y espacio útil de la vivienda

El tamaño del inmueble, así como el número de habitaciones y baños, además de su distribución, importan a la hora de tasar de vivienda. En el caso de que se trate de un inmueble que haya sufrido algún tipo de remodelación, el valor final será superior.

Estado de conservación del inmueble

El tipo de inmueble, la antigüedad del mismo y su estado de preservación son otros factores que influyen en el proceso de tasación. Que la vivienda cuente con un buen aspecto hará que el precio final sea mayor. Aquí el técnico que realice el estudio tendrá que tener en cuenta elementos como la fachada, la terraza o los balcones que pudiera tener.

Distribución y calidad de la vivienda

La distribución con la que cuente la casa también influirá en el resultado final realizado por el tasador. Espacios más grandes y una distribución cuadrada son aspectos considerados como más lógicos y que hará al tasador que aumente su valor. También tendrá en cuenta los materiales utilizados para su construcción, el tipo de aislamiento utilizado o el cerramiento de puertas y ventanas. Como podemos ver, todo influye en este proceso.

Iluminación

Aquellos inmuebles que están orientados hacia el sur y por tanto reciben más cantidad de luz solar durante el día, son más valorados ya que la incidencia del sol los hace más eficientes. Debido a esto, inmuebles con mucha luz natural tendrá mejor valoración de tasación que uno donde la luz natural haga su presencia durante menos horas a lo largo del día.

Ascensor

Si se trata de un piso ubicado en una planta elevada, que el inmueble cuente con ascensor aumentará el valor final de la tasación.

También te puede interesar:  9 increíbles casas hechas en cristal ¡no te las pierdas!

Entorno y transporte público

La proximidad a centros comerciales, zonas ajardinadas y deportivas da más valor a la vivienda e influye en la tasación, así como la cercanía a medios de transporte público es otro de los factores a tener en cuenta.

Registro de la propiedad y otros organismos

El tasador también tendrá que conocer las posibles cargas con las que cuente el inmueble y quien es el propietario. El valor de la tasación se verá afectado si la vivienda cuenta con la ITE en regla, si está afectado por algún tipo de expropiación o planes urbanísticos.

La importancia de la tasación radica en que los bancos suelen ofrecer hipotecas con un valor máximo del 80% del valor de tasación, en el caso de una vivienda habitual. Si el importe solicitado supera este porcentaje, difícilmente el banco concederá la hipoteca.