Pues nada, que seguimos hablando de ideas muy originales y prácticas para reutilizar las cosas viejas que tenemos por casa. Tengo que reconocerlo: he descubierto todo un universo nuevo con el reciclaje.

Reciclando se pueden hacer las cosas más sorprendentes. Un ejemplo: ¿Qué harías con esta puerta?

Ya lo ves, ¡un cabecero!

Desde luego, la idea es genial y no es demasiado difícil de hacer, simplemente con una capa de barniz, dependiendo de color de la puerta, puede ser suficiente. Pero también puedes decapar la puerta, o darle otro tono en madera para que quede mejor con los tonos o el estilo de la habitación en la que quieres ponerla.

No me dirás que la idea no es estupenda…

Vía| Design Sponge

 

También te puede interesar:  Cómo reciclar luces de Navidad que no funcionan
  • mari garcia rojo

    Trabajos útiles de decoración y muy chulos