¿Qué tipos de puertas automáticas puedo instalar en mi garaje?

Aunque no todo el mundo de a las puertas de garaje la importancia que se merece, este elemento se ha convertido en uno de los más importantes en cualquier hogar. Las puertas de garaje aportan una parte estética muy importante a la entrada además de ser, en muchos casos, el primer acceso a la casa, de ahí que sea un elemento muy importante en la seguridad de cualquier hogar. A la hora de elegir el tipo de puerta a instalar, las puertas de garaje automaticas son las auténticas reinas del mercado ya que permiten su apertura con el simple hecho de pulsar un botón. Ahora bien, ¿qué puertas automáticas puedo instalar en mi garaje? Veamos a continuación los principales modelos que nos ofrece el mercado.

Sí que es importante que a la hora de instalar una de estas puertas, se elija una empresa que sea experta en la materia y que sea capaz de acometer cualquier problema que pueda suceder durante el proceso de instalación, además de ofrecer modelos novedosos que vayan acorde con el estilo decorativo de la vivienda. Es el caso de alullan, expertos en todo tipo de automatismos y mejoras del hogar que buscan siempre hacer la vida de sus clientes más cómoda y segura.

Tipos de puertas automáticas para garajes

Veamos a continuación los principales tipos de puertas que nos podemos encontrar en el mercado para todo tipo de garajes.

También te puede interesar:  Nuevas líneas en los salones

Puertas de garaje seccionales

Este modelo es uno de los más instalados hoy en día en casas particulares. Como su nombre bien indica, están elaboradas a partir de paneles que se pliegan y se despliegan de manera vertical. Su principal ventaja es que este tipo de puertas no ocupa espacio ni hacia dentro ni hacia afuera del garaje, aunque sí que es importante tener en cuenta los posibles obstáculos que pueda haber en el techo para su instalación.

Dentro de este modelo, se puede colocar una pequeña puerta peatonal que permita salir al exterior sin tener que abrir la puerta completamente.

Puertas de garaje basculantes

Además de ser utilizadas como puertas de garaje, este modelo también es muy común en naves industriales o incluso en comercios. Su sistema de funcionamiento se basa en un muelle oculto tras un dintel que proporciona la fuerza necesaria de los brazos laterales para que la hoja de la puerta se eleve quedando ésta en la parte superior del garaje. Una de sus principales ventajas es que ahorra mucho espacio dentro del garaje.

Puertas de garaje correderas

Cuando hablamos de puertas automáticas correderas, nos estamos refiriendo a aquellas que se abren y se cierran de manera lateral. Además de ser instaladas en cocheras, también son muy habituales en acceso a urbanizaciones o en casas de campo alejadas de las poblaciones. Su principal problema es que se necesita un hueco igual de grande que la puerta para su instalación, por lo que no es aconsejable para cualquier casa. Antes de decantarte por este modelo, es necesario asegurarse de que se cumple con sus necesidades.

También te puede interesar:  Una mesa - chimenea

Como recomendación, es interesante que la puerta cuente con un sensor para que en caso de detectar algún obstáculo, detenga el movimiento y evitar de esta forma algún accidente.

Puertas de garaje batientes

Es uno de los modelos más comunes dentro de las casas unifamiliares. Su principal problema es que se requiere de mucho espacio para su apertura, ya que abre hacia dentro hasta formar un ángulo de 90º, gracias a unos rodamientos que las hacen pivotar. Esto hace que se pierda mucha superficie de aparcamiento. Cuenta con un mecanismo muy sencillo y a la vez muy seguro.

Independientemente del modelo de puerta automática que elijas, debes asegurarte de que los materiales son de primera calidad y que cumplirán con tus necesidades. Dar con la puerta de garaje perfecta es importante para nuestra seguridad y comodidad de nuestro día a día.