Razones para elegir un buen sofá

Existe una teoría imprescindible a la hora de escoger un buen sofá: es absolutamente necesario tumbarte (no basta con sentarse) para probarlo y saber si está hecho para ti o no. Luego ya vendrá el tema de la forma, el color, el tamaño… eso es secundario, lo principal es la comodidad.

sofa color naranja

La última tendencia son los que vienen con “chaise-longe”, por dos razones: para dejar atrás la época del tresillo y el biplaza colocados en forma de L y porque, además, se ahorra espacio en el ancho del salón. ¿Los géneros? Más de lo mismo de siempre, tejidos resistentes y mejor evitar los colores claros, por el tema de la suciedad. Sin embargo, esto ya ha dejado de ser una pega tan importante debido al, cada vez más utilizado, tejido “impermeable”. Es aterciopelado, no tiene tacto de plástico, es muy elegante y, al ser un género que combina dos hilos, nos facilita la combinación de dos colores para no caer en la monotonía. Lo cierto es que son unos sofás con una estética perfecta y que resultan muy prácticos para salones muy largos aunque un poco estrechos. Sin embargo, no se debe dejar pasar un detalle a la hora de decantarse por uno de estos sofás.

sofa color suave

Existen dos tipos de modelos, que figuran en las imágenes de Merkamueble, el primero resulta más atractivo que el otro por su división en tres partes. Sin embargo, el que está dividido en cuatro, aunque gusta menos a efectos visuales, en la práctica resulta mucho más cómodo porque, en caso de necesitar espacio para cinco personas, destina un hueco para cada una de ellas. No ocurre igual en el tresillo que, al tener una división tripartita, si se necesita el espacio para cinco personas habrá alguien que sienta que está ocupando el lugar de otro, ya que estará situado en el medio de dos cojines. De cualquier modo, son sofás muy vistosos que, si se combinan en tonos neutros (por ejemplo beige-chocolate, como en la imagen), resultan la elección perfecta a la hora de vestir un salón.

También te puede interesar:  Mesa con forma de ubre, ¿hasta dónde el diseño?

Sofa cuatro plazas