Realiza tu propio cuadro en estilo geometrico

Muchos somos a los que nos gustaría poder plasmar a través de un cuadro un toque más personal a la decoración del hogar, pero al carecer de aptitudes artísticas, y solo cuando el presupuesto lo permite, la mayoría nos remitimos a comprar algún cuadro o lámina que encaje más o menos con nuestro gusto.

Pero esto no tiene porque ser así, y perfectamente puedes realizar un cuadro decorativo con tus propias manos, sin necesidad de poseer dotes de artista. Para ello, nos basaremos en un estilo geométrico, que, mediante algunos trucos de manualidades, nos permitirá realizar un cuadro que refleje nuestros gustos y que encaje a la perfección con el resto de la decoración.

Los materiales que necesitarás serán unas cuantas cartulinas de los colores que más te gusten, un marco, 2 laminas de papel paspartú (del tamaño del interior del marco) y pegamento.

Lo primero que debes hacer es determinar el tamaño que tendrá tu lámina en sí misma, pues debes tener en cuenta que entre ella y el marco debe quedar un margen libre, con la finalidad de dar un mayor realce a la imagen. Una buena medida es que entre la lámina y el marco haya unos 15 centímetros de margen.

Realiza tu propio cuadro en estilo geometrico

Una vez determinado el tamaño, realiza un molde de un triangulo, y a partir de él comienza a recortar la misma figura en todas las cartulinas de colores que seleccionaste.

Cuando tengas todos los triángulos de colores recortados, deberás comenzar a componer tu obra. Para ello debes valerte de tu buen gusto, y jugar con los diferentes colores, contrastándolos o armonizándolos como más te guste.

También te puede interesar:  Pesebre rústico de paletas de helado

Para esto, traza un rectángulo del tamaño que tendrá tu lámina, bien centrado sobre una de las hojas de paspartú. A continuación comienza pegando una hilera horizontal de triángulos de colores, y posteriormente pega otra encima pero con los triángulos de forma opuesta. Continua así hasta completar todo el rectángulo, tal como puedes ver en la fotografía.

Ahora, con la otra hoja de papel paspartú, deberás trazar un nuevo rectángulo de la misma medida de la lámina que acabas de crear, y recortarlo con el fin de crear una especie de marco, que luego pegarás sobre la lámina, cuidando de que ésta encaje perfectamente con la abertura que acabas de recortar.

Con esto ya tendrás tu lámina lista para enmarcar y decorar cualquier habitación de tu hogar, logrando un efecto mucho más profesional y atractivo si además le colocas un vidrio.