Estante y perchero con media silla

Recicla una vieja silla y conviértela en un perchero

Como ya hemos visto en otras ocasiones, el reciclaje es una actividad imprescindible  para ayudar en la protección del medio ambiente, y que también puede ser una gran aliada para nuestra economía domestica, ya que nos permite ahorrar algún dinerillo al evitarnos adquirir un nuevo producto cuya función puede ser perfectamente cumplida por un artículo reciclado.

En el caso de hoy, veremos cómo esto se cumple a partir de una vieja silla en desuso, que con apenas unos detalles podrá ser convertida en un original y divertido objeto decorativo, que tanto podrá ser utilizado como perchero, así como estante.

Lo primero que necesitarás será una vieja silla de madera que ya no utilices. En caso de que no haya ninguna de estas características en tu casa, fácilmente puedes hacerte de una silla vieja en cualquier mercadillo de pulgas, donde se consiguen todo tipo de muebles a precios muy accesibles.

Una vez que tengas tu silla, deberás proceder a cortarla por la mitad. Sí, como lo lees, deberás cortar la silla perfectamente por la mitad, cuidando de que el corte sea lo más recto posible.

Una vez tengas la mitad de la silla que te sirve (puedes aprovechar ambas mitades si la silla estaba en buenas condiciones), debes lijar y emparejar los bordes por donde cortaste, para eliminar cualquier aspereza.

Ahora es el turno de decorar tu futuro perchero como más te guste. Puedes desde darle una capa de pintura del color que prefieras, combinar tonos, o hasta incluirle una capa de barniz para darle un acabado más moderno.

También te puede interesar:  Reciclar una cómoda

Cuando tengas tu silla/perchero lista, deberás aplicarle unos tornillos en los extremos del asiento y en el respaldo, siempre del lado que hiciste el corte.

Ahora tendrás que realizar uno agujeros en la pared, que concuerden con los tornillos dispuestos en la silla (los tacos Fisher pueden serte útiles). Y ten en cuenta que, cuando vayas a montar tu perchero, éste irá como una silla al revés: con las patas para arriba, como se ve en la fotografía.

Muy bien! Ahora ya tienes un original perchero para colgar el sombrero o el saco, y hasta cuentas con un espacio para colocar algún objeto.