Con esto de la crisis, reciclar las cosas que antes tirábamos sin miramientos es algo que se está poniendo de moda. Y es que ya hemos comentado en otras ocasiones que el reciclaje tiene muchas ventajas, además de las económicas: pone en marcha tu creatividad, haces cosas exclusivas…

Desde luego, no hay duda de que es una forma estupenda de hacerte con cosas especiales. Y muchas veces, no es tan difícil ponerse manos a la obra y reciclar. Para muestra, un botón. Bueno, o mejor dicho, una lámpara.

¿Qué te parece? Como puedes ver en la foto del principio, la lámpara está bastante estropeada, pero una buena mano de pintura blanca, después de limpiar la lámpara perfectamente, es suficiente para que parezca otra.

La verdad es que nadie diría que antes estaba como para tirar a la basura, ¿verdad? Lo cierto es que muchas veces, un poco de imaginación y una manita de pintura pueden hacer milagros.

Vía| Apartment therapy

También te puede interesar:  Tulip: una lámpara con forma de tulipán