reciclado

Una silla vieja que ya no sirve a su fin original o que ya está demasiado aburrida para tenerla en uso, no tienes por qué prescindir de ella. Porque ahora puedes aprovecharla y reciclar para decorar el baño. Esta es una idea que hemos visto aplicada a otros ambientes del hogar, y que ahora aprovecharemos en el baño. El baño que no siempre recibe toda la atención que merece, se puede convertir en un entorno encantador con detalles como éste.

Se trata de una silla a la que haremos un poco de trabajo de restauración y acondicionamiento, ésto es que hay que cortar una parte del asiento y retirarle las patas  para que sea de suficiente tamaño y aspecto atractivo para colocarla en la  pared de baño. En esta manera, la silla se convierte en parte de la decoración de baño pero también con un aspecto funcional que es el de organizar.

Aprovecharemos esta silla reciclada para decorar el baño, pero también a modo de repisa para colocar por ejemplo, las toallas que siempre debemos tener a mano, los cepillos, los talcos y otros productos que son parte de la higiene a la que nos aplicamos en el baño. Ahora los mismos estarán plenamente organizados en un solo lugar,  y ese lugar es muy atractivo y cómodo para mantener dichas cosas organizadas.

Para acondicionarla tendrás que hacer como hemos dicho, un poco de trabajo de bricolaje, restaurando la misma, cortando las partes que resultan innecesarias, pintando para que se vea estupendamente, un poco de laca ayudará a la apariencia más atractiva y preservará la madera de la humedad existente en el baño. Una forma de reciclar y decorar tan fácil con un resultado tan atractivo, que por favor, no te prives de poner a lucir una silla obsoleta en el baño como un detalle muy encantador.

También te puede interesar:  Puertas correderas de cristal

Imagen: Disnfunctional  Designs