Si te gusta el estilo asiático en la decoración no es estrictamente imprescindible hacerse con mobiliario de esta parte del planeta, podemos recrearlo dando algunos toques que recuerden ese estilo decorativo.

                

Los colores más empleados en el mobiliario asiático suele ser el rojo, el negro el amarillo o una combinación de ellos junto con unos grabados o relieves de motivos asiáticos, montañas, aves, dragones, mujeres, letras, etc; en esto son muy variados. Con pintura y unas pegatinas podemos conseguir un bonito mueble de estilo asiático.

Otro componente que nos recuerda el estilo decorativo de China son los biombos realizados con papel de arroz o con cañas de bambú.

   

La iluminación con farolillos, algún jarrón o figura con motivos orientales asiáticos, letras del alfabeto chino o japonés y algún detalle más como los abanicos, algún buda o dragones harán que la estancia tenga ese espíritu que deseas.

                                

También te puede interesar:  Me encanta Bloompapers