Si redecoramos el lugar de trabajo, seguro que nos encontraremos en otro ambiente distinto, es una forma de evadirse de la rutina, siempre en el mismo lugar, siempre con las mismas imágenes, intenta cambiar de modelo decorativo y verás cómo se convierte todo en algo más ameno.

El espacio decorativo de un lugar  de trabajo es muy importante y personal, se demuestra en él, la personalidad de cada uno, el estado de ánimo…cualidades propias de cada persona. Para trabajar a gusto, hemos de sentirnos a gusto, en un lugar relajado y que de ganas de hacer cosas nuevas y fomentar el trabajo, hemos de buscar la motivación y para ello, hay que rodearse de cosas y elementos que tengan significados especiales.

Si en el lugar, hay varios trabajadores, compartiremos estilos. En estos lugares, se suelen utilizar pizarras de corcho como medio de comunicación, en ellas se cuelgan fotos, recortes interesantes, notas de trabajo…

Sobre tu mesa, fotos y muñequitos, ayudan bastante a sentirse a gusto, pues distraen la mirada, a la vez que trabajas, observas a personas conocidas de tu ambiente familiar, una forma de buscar nuevas energías.

Los trabajos sedentarios, son muy rutinarios, se camina muy poco, aunque algunos les agrada, a la larga es muy perjudicial para la salud, por ello, hemos de procurar salir de este sedentarismo. A parte de cambiar la vida social con los compañeros de trabajo (salir a la hora del café, reunirnos a la hora del almuerzo…), algo que no hace salir de la rutina mental, hemos de cambiar nuestro alrededor. La actividad también es necesaria, aunque se permanezca sentado, podemos levantarnos y caminar un poco, ejercer ciertas posturas de relajación y… sobre todo, lo que hemos tratado en este artículo, cambiar el ambiente de nuestro círculo de trabajo a través de la decoración.

También te puede interesar:  Cuatro reglas de oro para decorar con cuadros

Fuente: decora decora