Vivimos un momento histórico de plena efervescencia cultural y tecnológica. Nuestras vidas no se parecen en nada a las de nuestras abuelos y probablemente no se parecerán en nada a las de nuestros hijos. Una de las características que definen la nuestra forma actual de vida es la importancia de la imagen. Las imágenes nos rodean y nos llegan a miles cada día. Las imágenes nos evocan y provocan en nosotros sensaciones, que se pueden explicar mediante la palabra.

Otra de las características que destacan del momento que vivimos, es el control del tiempo. Mientras antiguamente, las estaciones eran la medida del tiempo más real, en la actualidad vivimos casi al día, con agendas que nos indican citas puntuales y horas puntuales. El constante uso del reloj, de las agendas y de las alarmas es necesario y al mismo tiempo descriptivo de esta situación.

Reloj con forma de asterisco

En nuestras casas proliferan también los sistemas de medición del tiempo, y los relojes dejan de ser un elemento decorativo presente casi únicamente en el salón (a modo de reloj de pared o un mueble), y se distribuyen por toda la casa, adoptando formas diversas que se adaptan a los diferentes espacios, resaltando la imagen de un rincón, al mismo tiempo que son útiles y funcionales. El original modelo que te proponemos es de George Nelson, arquitecto y diseñador funcionalista americano, que revolucionó el diseño del mobiliario de oficina, y creó este reloj con forma asterisco. Controla el tiempo en todo momento gracias a un reloj de pared, optando por un diseño que adecuado a tu hogar.

También te puede interesar:  La primavera en tu mesa