Un bonito reloj puede servir de decoración para la habitación de nuestros niños con un doble sentido, pues es una forma de que aprendan a utilizarlo para aprender a organizarse sus actividades.

Estos relojes pueden servir de motivo y estimulación. Hay variados motivos, según el niño vaya creciendo.

Nos va a resultar un accesorio muy bonito y completo y se trata de eso, de un simple reloj.

Ellos mismos, pueden elegir y decorarlo a su propio gusto o a su estilo personal. Colores, diseños… se nos brinda una amplia gama de decoración que nos va a permitir un estilo decorativo ideal.

Un estilo de reloj, es aquel que funciona al estilo pegatina, pues su números consisten en pegarse como más nos guste, es decir, cada número puede ser de un color o modelo diferente de grafía, será una combinación muy divertida para ello, que podrán hacerlo como prefieran, constará así como un plantilla con el motor del reloj en el centro y los números alrededor de este pegados.

Otra opción, es colocar en el centro de este cualquier dibujo a su gusto (camiones, coches, aviones) aquello que más les agrade, incluso con su propio nombre, pues les hará sentirse en su propio espacio, les reforzará su autoestima y su propia identidad.

Cuando colocamos su nombre, los fondos, pueden ser variadísimos, por ejemplo, cualquier color, más cualquier motivo. Fondo azul con estrellas blancas, fondo rojo con lunares blancos…

Las formas geométricas de fondo, también son muy originales, por ejemplo, tres círculos, uno alrededor de las saetas y otro por todo el borde, forman tres círculos si los formamos con colores diferentes.

También te puede interesar:  Mezcla de estilos

Otra alternativa son los motivos de las banderas de países, cómo no, la de España que está tanto de moda con la copa del mundo de fútbol de fondo. ¡Se sentirá como un auténtico campeón!

Fuente: opendeco