Muchas veces nuestra decoración suele cansarnos o aburrirnos, pero es importante saber que renovarla no requiere de grandes inversiones ni movimientos. Solo necesitas ganas y muebles para renovar, y una lata de pintura de color para hacer de tus ambientes, otros completamente diferentes y repletos de color y alegría.

En este caso la propuesta consiste en pintar viejos muebles de colores llamativos, una propuesta sencilla y muy económica, pero con excelentes resultados.

A continuación te dejamos algunas imágenes para que aprecies las consecuencias y las diferencias.


Con esta técnica obtendrás, sin duda, una decoración original, repleta de vitalidad y con un inigualable y personalizado estilo vintage.

Imágenes: Delikatissen.

También te puede interesar:  Mesas de diseño de Swarovski