Continuando con los arreglos de la casa para tenerlo todo en orden antes de la llegada de nuestros familiares y amigos podemos centrarnos en los arreglos de piezas cerámicas.

La cerámica tan bonita, decorativa y también tan delicada, un pequeño golpe y ¡zas! de repente se nos rompe.

La forma más típica de hacer estos arreglos es pegar las piezas con mucho cuidado y más atención.

Pero existen algunas roturas que no sabemos como arreglarlas. Por ejemplo un pequeño agujero o después de unir todas las piezas nos falta algún pequeño trozo.

De esto es de lo que quiero hablar hoy, de esos pequeños trozos que nos faltan para que el aspecto sea el mejor.

Para estas reparaciones necesitaremos un poco de cemento, pigmentos para igualar el color o una pintura que se asemeje al color del objeto que queramos reparar.

rellenar

Haremos la mezcla del cemento y de los tintes con un poco de agua, antes de aplicarlo a la pieza de cerámica, mojaremos la parte que tengamos que reparar.

Ahora que lo tenemos preparado, meteremos algo, un trozo de cartón, plástico, madera fina, etc por el interior de la cerámica para que nos haga de tope y que no nos caiga dentro el mortero que acabamos de realizar.

Si por un casual la boca del objeto cerámico es demasiado estrecha para que puedas meter tu mano, existe un truco, corta un planchita de metal, no más ancha que el agujero que queramos reparar, le haremos un agujero por donde poder pasar un clavo.

Ahora que tenemos la pieza, le ponemos pegamento en epoxi y con cuidado y suavidad lo introducimos a través del agujero y tirando del clavo pegaremos la chapita a la pared de la pieza cerámica, dejas caer el calvo en el interior y luego lo recuperas.

También te puede interesar:  Truco para decorar una pared con lunares

Una vez pegado seguiremos como en una reparación normal.

pegar la plaquita

Antes de que se llegue a secar del todo el mortero que hemos aplicado, y esta parte es muy importante, con una esponja mojada daremos varias pasadas para quitar el sobrante y nivelar el mortero.

Si la pieza es algo rugosa, intenta conseguir la misma textura.

Ahora si no empleaste pigmentos con el cemento, es el momento de coger las pinturas y darle en tono más parecido, te pueden servir las acuarelas, pero luego no lo mojes o desaparecerá.