Restauración, bonita palabra, implica que no vamos a desechar los objetos que tenemos, ya que les vamos a dar una segunda vida. Siempre tenemos algún mueble u objeto que con el paso del tiempo ha perdido su fuerza y ya no nos divierte como antes y estamos pensando en tirarlo.

Quiero hacerte una propuesta. No lo tires, haz un poco de restauración o bricolage. Un modo de restaurar algo fácilmente es con pintura. Dentro de la pintura el decapé da unos resultados muy efectivos y rápidos raspando un poquito la capa superior de pintura para dejar ver la de abajo ( de otro color) o la madera o el mismo color en otro tono, tu decides. Toma el objeto que vayamos a restaurar. Da igual si es de madera o metal.

El primer paso es el mismo. Un poco de lija para abrir los poros y que coja mejor la pintura. Segundo, aconsejo una capa de imprimación para que agarre muy bien la pintura y/ o eliminar el color dominante que está debajo. Tercero si ya has decidido que colores vas a usar empieza por la primera capa y cuando seque  da la segunda, recuerda que es más facil pintar oscuro sobre claro que viceversa. Cuarto y último ahora con una lija comienza a sacar en diferentes sitios la pintura de abajo a tu gusto y ¡voilà! ya está hecho.

images images-2

Te gustó, ¡genial!. No desesperes si no te gustó el primero. El siguiente será el bueno. Aquí te pongo unos ejemplos.

Para opendeco.es, Muri. Un beso.

También te puede interesar:  Felpudo de piedras de río