Un estilo de lo más ecléctico, o debería decir actual. Los muebles de las diseñadoras Linda y Jona Netsman  dan una muestra de lo que puede llegar a crearse restaurando y reutilizando muebles, textiles con una acertada mano de pintura.

A todo esto hay que sumarle ganas, visión espacial, imaginación y mucha, mucha creatividad.

Si en el post anterior me quejaba amargamente  de ciertas modalidades de diseños que no considero como tales, pues pierden la practicidad del objeto diseñado. En este caso lo único que me sale por las boca y del alma son elogios hacia estas originales, vanguardistas y maravillosas diseñadoras y a sus diseños.

La filosofía de estas mujeres es sencilla. Cuando creermos que la vida de un mueble ha terminado, nosotras vemos que puede tener otra vida.

Para eso se hace nacesario que sean muebles de verdad, no piezas de contrachapado, de DM o de aglomerado.

Se necesita que sean de madera,  un material vivo al que le podemos dar numerosas vidas y donde antes se creía ver basura, ahora tienes un flamante y maravillosos mueble para estrenar.

Un lijado, un poco de cola, una piececita que le falta por aquí, un añadido por allá, una mano de barniz, de pintura, unos tiradores nuevos y…¡ magia!

Pero no pararse en la mera restauración de los muebles es lo que hacen del diseño de estas mujeres algo especial.

Ellas le dan una nueva vida a los tejidos, los tapetes de ganchillo de la abuela, o los vestidos que la tía tenía guardados desde su juventud, nuevos, impecables, o las telas para camisas que duermen en el cajón durante décadas.

También te puede interesar:  Decorar paredes con repisas

Esos textiles en una inteligente combinación consiguen que los nuevos muebles restaurados ganen en esplendor, singularidad y atractivo.

Muy buen trabajo chicas, me apunto vuestra página para disfrutar de vuestros diseños futuros.

 

 

 

 

  • Maria

    Cuál es el enlace a Ecodesingclub, no lo veo…

  • Hola María, pues resulta que no lo he puesto pero lo resolvemos en seguida, la web es www. ecodesingclub.com.
    Mury, un beso