No es Mazinger Z, pero seguro que los amantes de los robots abren los ojos como platos cuando vean este sofá. O esta silla. O este… ¡robot gigante donde sentarte a ver la tele! Y es que a originalidad no le gana nadie. ¿O acaso no estáis deseando tener uno en tu salón?

Esta gran obra de arte – o al menos a mí me lo parece – es un diseño de David Weeks, que ha decidido que este asiento tiene que salirse de la norma y ser un diseño colosal para los más frikis. Es un diseño muy original, ya que simula a un robot en posición semitumbada de manera que nuestro cuerpo se acopla perfectamente a sus formas esquinadas.

Como asiento es fantástico, aunque tiene dos grandes inconvenientes: el precio – no quieras saber cuánto vale – y otra que es más que obvia: el tamaño. Y es que ¿dónde vas a poner este gran armatoste en tu casa? A más de uno nos gustaría tenerlo para pasar horas y horas sintiéndonos como Koji Kabuto.

La verdad es que podría quedar de lujo, porque incluso se me ocurren que podrías acoplarle algunos accesorios y darle otras utilidades para que jueguen incluso los más pequeños de la casa. O poner las piezas separadas para que jueguen. Incluso puedes ponerlo de pie como un gran totem decorativo… ¡Hay tantas posibilidades!

Aunque pensándolo bien, tal vez para una casa sea algo demasiado grande, pero ¿qué te parecería encontrártelo en un parque infantil o en el interior de un gran centro comercial? La verdad es que podría estar bien como decoración de uno de estos lugares públicos. Seguro que tanto niños como adultos se divierten con la idea. ¿O no?

También te puede interesar:  Armario con ruedas, un organizador versátil