El rojo, un color  intenso, cálido, apasionante y para mi gusto demasiado fuerte si fuera el único existente en un espacio.

Estamos acostumbrados a ver las decoraciones de finales del siglo XIX en estos tonos rojos fuertes y no nos estraña, pero no solemos emplearlos en nuestras casas por lo fuertes y cansinos que pudieran resultar.

Pero el rojo combinado con los neutros consigue el equilibrio preciso para que podamos disfrutar de ese color intenso, cálido y apasionante.

Fuente: decoracion de paredes

Mury, un beso.

También te puede interesar:  Un color para el 2012