Hay veces que escogemos un color para las paredes de nuestro hogar con muchas ganas, pero cuando ya está todo pintado y la decoración acabada, nos damos cuenta de que algo falla… escogimos el color incorrecto. ¿Alguna vez te ha pasado? Es que resulta que elegir el color correcto y apropiado para cada estancia es una decisión difícil, puesto que hay tantos tonos en una paleta de color ¡que puede entrar hasta ansiedad de pensar en uno sólo para elegir!

Para saber si un color no va a ir bien en una estancia y que es un color incorrecto, no tienes que esperar a que esté toda la habitación acabada de decorar para darle cuenta, para ello con una primera capa de pintura y tu imaginación (pensando el resultado final) tendría que ser más que suficiente. Hoy quiero hablarte sobre algunas señales que te ayudarán a darte cuenta de que ese color no es para ti ni para tus paredes.

Te sientes incómodo

Si te sientes incómodo con la apariencia que está quedando, y las personas de tu alrededor no se sienten bien con la combinación de esos colores. ¿Te imaginas un cuarto de baño sin ventanas de color verde oscuro y gris? Puede que estos colores te gusten mucho, pero en esta estancia quedarían más como un zulo que como un cuarto de baño cómodo y confortable. ¡Mejor probar con colores suaves, neutros y poniendo espejos!

paleta de colores
Fuente: decoracionparedes.es

 

Necesitas encender luces

Si necesitas encender más luces de lo normal o añadir más iluminación al espacio… algo va mal, es probable que el color escogido sea más oscuro de lo que debería ser. Piensa que el color que escojas no sólo afecta a la forma que iluminas la estancia, los colores oscuros también hará que la estancia parezca menos importante de lo que realmente es.

También te puede interesar:  ¿Cómo decorar con cuadros sin colgarlos?

¿Alguna vez te has equivocado en la elección y has escogido el color incorrecto para tus paredes?