Los sofás de diseño me gustan por una cosa: son muy originales y algunos parecen de todo menos lo que son en realidad, sofás. En fin, que hay sofás que no lo parecen.

Y un ejemplo de este tipo de muebles es ni más ni menos que este sofá, el Pyrenees, es decir, Pirineos. Yo creo que sobre explicación sobre por qué se llama así, ¡no hay más que ver la forma que tiene! Por cierto, es un diseño de Fredrikson Stallard.

En color verde, con forma de montaña, parece una auténtica maqueta. Eso sí, no sé yo si tiene pinta de ser muy cómodo aunque claro, no todo el mundo puede decir que se sienta todos los días en plenos Pirineos.

:-P

Vía| Like cool

También te puede interesar:  Un sofá para amantes de los videojuegos