Lo que todos buscamos cuando compramos un sillón es que sea cómodo y confortable. Que cuando te sientes, pienses que estás en el noveno cielo y que no puede haber nada más relajante que eso. Pero si además, es de diseño, pues mucho mejor, ¿no crees?

Una de las piezas más cotizadas son las chaise lounge, esos divanes franceses como los que hay en los despachos de los psicólogos. Aunque cada vez están más de moda, hasta que no pruebas uno no sabes totalmente, lo que es el verdadero paraíso de los sillones para el relax. ¿Se te ocurre algo mejor que ver una película tumbado en uno?

Los hay de muchos modelos, más mullidos, más planos, blanditos, rígidos, de colores, con un estilo más serio… Sea cual sea tu estilo, seguro que hay alguno que queda bien en tu salón o en un rincón del despacho, para esos momentos de bloqueo mental.

El modelo que ves en la foto es uno de mis favoritos. Desde que lo he visto, me he dado cuenta de que quedaría muy bien en mi casa… si tuviese sitio, claro. Se llama Sigmund Chaise Lounge y tiene todo lo necesario que te he contado. Está diseñado por Giorgio Parise y su diseño se basa en el minimalismo, unas líneas rectas y, sobre todo, un diseño lujoso sólo apto para apartamentos modernos y atrevidos. Las líneas y la geometría son las bases fundamentales de este diseño.

Está hecho de cuero, cosido a mano por artesanos, y su base metálica le da la rigidez necesaria para que podamos descansar cómodamente sobre él. Te aseguro que una vez que lo pruebes ya no querrás dejar reposar tu cuerpo en otro sitio.

También te puede interesar:  Decora al estilo Hollywood