Seguro que has visto alguna vez una abeja dentro de un trozo de ámbar, ¿verdad? Pues esa misma imagen debe ser la que inspiró a Jaeuk Jung para crear esta original silla.

Bueno, en realidad, la silla está en el interior, cubierta por ámbar, que la deja en su interior, entre atrapada y protegida. Y es que la silla no tiene forma de escapar, pero estar ahí le asegura permanecer imperturbable años y años, sin que el paso del tiempo haga huella en ella.

La silla que queda dentro del ámbar es una silla totalmente clásica, pero esta mezcla de inovación y clasicismo convierte el resultado final en algo totalmente puntero. ¿Qué te parece?

Web oficial| Jaeuk jung

Vía| Design boom

También te puede interesar:  A tener en cuenta el pasillo