silla_para_leer_infantil

Todos queremos fomentar en los niños el hábito precioso de la lectura, no siempre es agradable para ellos intentarlo, están más que dispuestos a jugar o pasar el rato frente a la televisión. Ante esta situación lo mejor es recurrir al ingenio, aprovechando la decoración para hacerle atractiva la lectura a la niña o el niño. Una silla infantil  para leer es un agregado a la decoración del dormitorio y un lugar divertido y atractivo para que el niño lea un rato al día, encontrará gusto en hacerlo.

Esta silla infantil para leer es una silla de madera, en color blanco ya sabemos que este color siempre resulta motivador, un triángulo de madera con tres patas y un respaldo que imita las rejas del jardín. Si eres de las que se decantan por emprender proyectos y se te da bien la carpintería puedes elegir materiales, hacer la base triangular midiendo previamente la pared que usarás para que encaje bien la silla, luego hacer el respaldo y cuando esté la silla hecha, es hora de lijarla bien.

El lijado debe ser firme y total para que el niño no pueda lastimarse con las astillas, hay que agregar a la silla un cojín en el mismo tamaño y la forma que la base de la silla. Ahora habrá que empeñarse más y decorar la silla con una pequeña pieza de tela que fijaremos a la silla con una cuerda y que está destinada a colocar en ella los libros para que lea nuestro niño o niña.

Habiendo terminado con esta bonita idea para decorar y animar al niño a la lectura, podemos colocarla en la esquina del dormitorio infantil, que esté más cerca de la luz solar para el día y la luz artificial para la noche, además que sea un lugar ideal para que no tenga distracciones.

También te puede interesar:  7 cucadas que no pueden faltar en una habitación infantil