¿Qué me dirías si te digo que esta silla es un radiador? Para empezar, seguro que te lo piensas dos veces antes de sentarte… Pero no, no quema ni es peligrosa. Se trata de una original idea de Jeroen Wesselink, que la ha realizado a partir de un radiador.

Tengo que reconocer que cada día me sorprendo más con la cantidad de cosas que se pueden hacer reciclando materiales que muchas veces ni siquiera utilizamos, como es el caso de un viejo radiador. Y desde luego, no hay duda de que el resultado es estupendo.

Detrás del salto te dejo las imágenes para que veas cómo está hecha… Impresionante.

Vía| 1 design per day

También te puede interesar:  Una pared transparente