Ahora se lleva mucho esa moda de poner en el comedor sillas de diferentes estilos y colores distintos. Esto no empezó, ni mucho menos, porque fuese más cool, pero en los tiempos de crisis, cualquier cosa es bienvenida. Sobre todo los que nos acabamos de mudar aceptamos cualquier tipo de mueble, por cutre que sea, para poder llenar nuestra casa. ¡Ya nos apañaremos para arreglarlo! Lo bueno de no tener medios es que nos volvemos más creativos y hacemos un “todo vale” con cualquier cosa. Así que con las sillas no podía ser menos. ¿Cómo arreglar una silla y ponerla guapa para nuestro comedor? Vamos a verlo.

Sillas diferentes para hacer tu casa diferente

Hace unos días me pasé por la nueva casa de mi hermana, y alrededor de su mesa ¡Tachan! Tenía cuatro sillas cada una de un color y un tamaño diferente. Al principio pensé que estaba loca, pero me gustó tanto el aspecto del salón que me entraron ganas de mudarme para que me hiciese cuatro sillas con esos colores.

Si tenemos sillas de diferentes tipos, solo tenemos que coger una lija, unas cuantas brochas y unos cuantos tipos de pintura, y ale: ¡manos a la obra!

Lo primero que debemos hacer es lijar todas las sillas. Por todas partes, arriba, abajo, patas, respaldo, asiento… con cuidado, pero sin dejarnos nada. Cuando esté bien lijada, es decir que tenga un tacto suave, la limpiamos con un trapito para quitar los restos de polvo.

Y ahora viene lo más divertido. Elegir los colores de cada silla. Yo me volvería loca, pero es cuestión de elegir los colores que más te gusten. Total, va a ser cada una de un color. Es recomendable que apliques dos capas de pintura. Déjalas secar, y cuando hayan pasado unas horas (yo diría que 24 horas mínimo) podemos utilizar estas preciosidades. Sillas diferentes para hacer tu casa diferente, ¿qué te parece?

También te puede interesar:  Cómo escoger las sillas perfectas para tu comedor

¡A mí me encantan!

 

Imagen: mujercosmopolita