Diseño y ergonomía: una combinación perfecta

Algunas veces, guiados por la estética, se nos olvida la función más importante de las sillas: sentarnos. Nos compramos muebles de diseño para que la oficina sea lo más de lo más  o el salón de casa tenga una decoración única, pero cuando los usamos nos damos cuenta de que nos empieza a doler la espalda, el cuello… y acabamos teniendo graves problemas posturales derivados de ello.

Hoy os vamos a hablar un poco de la ergonomía, para que la tengas muy en cuenta a la hora de renovar tu mobiliario, sobre todo en lo relacionado al uso diario, como por ejemplo, las sillas para el ordenador. Antes de comprarlas, deberias probarlas en la tienda para ver si realmente cumplen todos los requisitos. O tener un periodo de prueba para poder devolverlas, porque tal vez cuando la pruebes en el lugar en el que la vas a usar te des cuenta de que no te sirve.

Lo fundamental es que el cuello y la cabeza queden rectos, con los hombros relajados. Si la usas para trabajar con ordenador, el borde superior del monitor debe quedar al nivel de los ojos, o un poco por debajo, pero que no te obligue a forzar el cuello. Los antebrazos deben quedar a 90 grados o un poco más abiertos y deben caer con suavidad sobre el teclado. Si te quedas “encogido”, tendrás que ponerla más alta.

En cuanto a la posición de los pies, también es muy importante: deben formar un ángulo recto cuando estés sentado y los pies deben apoyar bien en el suelo. Puede darse el caso de que seas un poco bajo y si cumples la norma del antebrazo y el teclado te queden las piernas colgando. En ese caso deberías usar un reposapies para que tu posición sea correcta.

También te puede interesar:  Mesas Saarinen

Ten en cuenta que a diario vas a estar ahí sentado, con lo que podrías dañar tu cuerpo y crearte problemas musculares. Además, la belleza en la decoración no tiene por qué estar reñida con la ergonomía, así que seguro que encuentras sillas preciosas y cómodas.